Concours d’Elégance Suisse 2021

Después de un año de parón pudimos por fin regresar a los jardines del Chateau de Coppet y disfrutar una vez más del concurso de elegania suizo, un evento que en ediciones anteriores había ido ganando en calidad y prestigio a nivel internacional. Esta ha sido una edición atípica, ya que los organizadores recibieron la autorización sin tiempo suficiente para planificar un concurso como en años anteriores. Lejos de desanimarse y suspender el concurso decidieron organizar una concentración informal con el lema » The car you love!», un concurso sin jurado ni puntuaciones, simplemente volver a gozar de un evento del motor después de tanto tiempo.

El evento tuvo lugar el domingo 20 de junio, un solo día y no los tres habituales, y la asistencia estaba limitada a 300 personas previo registro. Para los participantes el concurso empezaba a las 9 de la mañana con un «Tour d’Elégance» de 70 kilometros por los alrededores de Coppet. A las 11 estaba prevista la llegada a los jardines del castillo para exponer los coches y que el escaso público que tuvo el privilegio de poder asistir disfrutara una vez más de esta pasión que nos une, los coches clásicos.

A pesar del poco tiempo para la organización, la falta de grandes patrocinadores y las limitaciones de asistencia, pudimos ver una gran variedad de automóviles que abarcaban desde un Fiat 600 hasta un Bugatti tipo 57 Atalante. Este último sin duda ninguna era el coche más espectacular de todo el evento y el que más atraía las miradas de los asistentes.

En los últimos años había aumentado considerablemente el número de participantes venidos de otros países, incluso desde los Estados Unidos. En esta ocasión aunque la mayoría de los coches eran del propio país, también se acercaron algunos coches venidos desde Alemania y Francia, donde destacaríamos un espectacular Maybach SW-38 Spezial Cabriolet.

Entre coches relativamente populares entre los aficionados de marcas como Ferrari, Jaguar o Porsche, también encontramos alguna rareza como un Moretti 850 Sportiva, un Fiat 600 Viotti o uno de los solo 43 Bristol 405 Drophead Coupé construidos.

Que este no era un concurso de elegancia tradicional lo pudimos comprobar también por la presencia de dos réplicas. Un tipo de clásico que no tiene cabida en ningún concurso de elegancia. Aunque no cabe duda de que un Aston Martin DBR1 o un Porsche 550 siempre atraen las miradas del público a pesar de no ser originales.

Esperamos que el año próximo se vuelva a recuperar el formato original y así volver a deleitarse con las maravillas que siempre hemos visto en estos jardines y que han hecho de este evento un fijo en nuestro calendario. Finalizamos agradeciendo al organizador Mathias Doutreleau y a su equipo, que en vez de optar por suspender el concurso que hubiese sido lo más fácil, hayan llevado a buen puerto un evento en tan poco tiempo y casi sin patrocinadores. Esperamos que disfruten de la amplia galeria de fotos y volveremos el próximo año.

Fotografías: Jose González.

Deja un comentario