El Concours d’Elégance Suisse 2019

En el «Chateau de Coppet», a orillas del lago de Ginebra, se celebró entre el 21 y el 23 de junio la cuarta edición de este concurso de elegancia. Más de 90 vehículos divididos en 17 categorías  se dieron cita en los jardines de este precioso castillo, que antaño fuera la residencia de la escritora Madame de Staël. El premio The Best of Show se lo llevó en esta ocasión un Ferrari 250 GT Europa de 1953 con carrocería de Vignale, que también recibiría un premio especial a la excelencia otorgado por el presidente del jurado. Esta unidad con el chasis número 295EU, es propiedad del coleccionista americano Kevin Cogan, y por supuesto se alzó con el primer premio también en su categoría, Playboys & Gentleman.

El organizador Mathias Doutreleau junto a su equipo, prepararon en esta ocasión un cartel de lujo, con la celebración de varios aniversarios: 100 años de Bentley, 100 años de Citroën, 110 años de Bugatti, 125 años de Delahaye, 100 años de Henry Chapron y 60 años de Mini. Todo esto sumado nos daba el tema de este año, que era 595 años de elegancia e ingeniería en el automóvil. El jurado estaba presidido en esta edición por Achim Anscheidt, director de diseño de Bugatti, y estaba compuesto por un elenco de expertos de primer nivel.

En la categoría Delahaye: 125 años de elegancia y deportividad el primer puesto se lo llevó un Delahaye 135 Cabriolet de 1938, carrozado en Suiza por Tüscher.

Por los 110 años de Bugatti eran dos las clases en las que se dividieron los participantes: la primera de ellas, llamada la edad de oro del Grand Prix, nos dejó una de las estampas más espectaculares del evento, y es que no todos los días se tiene la oportunidad de ver juntos un tipo 22, 35, 51, 54 y 59. La victoria fue para el tipo 54 Grand Prix propiedad del americano Greg Manocherian.

La segunda categoría Bugatti, la elegancia deportiva, contaba con notables ausencias, como un tipo 55 roadster o el tipo 64 inscritos en un principio. La victoria final recayó en el tipo 57 C Stelvio (Ex-Woolf Barnato) del suizo Christoph Ringier.

También por los 100 años de Bentley eran dos las categorías presentes, la primera de ellas, de Cricklewood a Derby, fue ganada por el imponente 8 litros Drop Head Coupé de 1932 con carrocería de Thrupp & Maberly del alemán Matthias Palm.

En la segunda categoría, llamada los coches de Crewe, el primer puesto se lo llevó un Bentley Mark VI Cresta II de 1951 con carrocería de Facel Metallón. Este automóvil único fue diseñado por Jean Daninos y anticipaba las líneas de las carrocerías de sus coches, los Facel Vega.

Por el centenario de Citroën eran tres las categorías, en la primera de ellas la victoria fue para un raro Citroën Traction 15 Six Cabriolet de 1949 carrozado en Suiza por Worblaufen. En la segunda el vencedor fue un Citroën DS19 M Décapotable de 1965 y en la tercera, dedicada al 2 CV, se quedó sin ganador.

Los preguerra se dividían en dos categorías, con victoria para el Jaguar S.S 90 prototipo de Christian Jenny en la dedicada a los deportivos ligeros. De nuevo estamos ante un automóvil único, el cual es considerado el primer Jaguar jamás construido.

Siguiendo con los preguerra el triunfo entre las grandes berlinas se lo llevó el Hispano Suiza K6 Cabriolet de 1935 carrozado por el francés Brandone. Sin duda alguna este fue uno de los automóviles más espectaculares del evento, y que hasta última hora se estuvo jugando la victoria absoluta, que finalmente recaería en el Ferrari 250 GT Europa Vignale, quedando relegado a la segunda posición.

Una categoría que se repite todos los años es la dedicada a los carroceros suizos, en esta edición la victoria fue para una de las últimas creaciones de Graber. Este  Rover 2000 TC fue expuesto en el salón del automóvil de Ginebra de 1967, de nuevo estamos ante una unidad única y uno de los últimos diseños del maestro Hermann Graber, que fallecería pocos años más tarde, en 1970.

Y llegamos a Ferrari con la categoría Forza V12 dedicada a los grandes motores de doce cilindros colocados en posición delantera. Aquí la victoria se la llevó el 250 GT Berlinetta Tour de France de 1958 carrozado por Scaglietti del Dr. Wolfgang Dietz. De esta sección saldría el premio especial al mejor sonido, que fue a parar a un 250 GT SWB Berlinetta Competizione.

¡¡¡Que puede haber más espectacular que el sonido de un motor V12 !!!

Otro Ferrari, en este caso un 342 América de 1952 con carrocería de Vignale, se llevó el premio a la mejor restauración. Esta unidad venía de los Estados Unidos, es propiedad de Dennis y Susan Garrity, y venía de participar tan solo unas semanas antes en el prestigioso concurso de elegancia de Villa d´Este, en Como, Italia.

En la categoría dedicada a los coches equipados con el motor Dino V6, el primer puesto fue para un Lancia Stratos. Este coche también se llevó un premio especial a la mejor preservación, una unidad sin restaurar y a pesar de ello en un estado inmaculado.

El diseño aerodinámico era otra categoría, en la que el Alfa Romeo 6C 2500 SS de 1950 carrozado por Touring Superleggera, del alemán Albert Streminski, consiguió la victoria.

La categoría más concurrida, «When size doesn´t matter», estaba compuesta íntegramente por vehículos entre 1960 y 1970. De los nueve aspirantes al triunfo, la victoria se la llevó un Aston Martin DBS-C de 1966. Uno de los dos prototipos realizados por Touring Superleggera para suceder al DB6, uno con volante a la izquierda y otra a la derecha, y que finalmente no pasaron de la fase experimental, aunque ambos se conservan hoy día.

Entre los futuros clásicos y con el lema » El plástico es fantástico «, el primer lugar fue para un Lamborghini  Countach LP500S de 1982. Aunque en esta categoria todas las miradas se iban para un raro Daimler Double-Six Rapport Forté Estate de 1981, que si bien no tendría la carrocería más bonita y elegante, su forma de cuña y su llamativo color verde no dejaban a nadie indiferente, quedando finalmente en segunda posición en esta categoria.

Este año el Mini cumple 60 años y en este concurso también pudimos ver una categoria dedicada al pequeño utilitario diseñado por Alec Issigonis. La victoria fue para un Mini 1000 Stripley de 1975 carrozado por Leyland y su propietaria Lalou Sandra Rüttimann-Zahnd se llevó el premio especial al mejor vestuario.

El premio Julius Bär a la innovación, otorgado por el banco patrocidador del evento, fue recibido por un Citroën ID19 Luxe de 1957.
Una de las atracciones de este año aparte del concurso era una exhibición de supercoches con el tema «Epicurean Day Carbon Edition «, en ella pudimos ver automóviles con la carrocería completamente construida en fibra de carbono o con el chasis monocasco realizado en este mismo material. Aquí pudimos ver juntos un Pagani Huayra, Mclaren P1, Porsche Carrera GT, Ferrari LaFerrari, Maserati MC12, Ferrari F40 o un par de Mercedes-Benz SLR Mclaren.

A pesar de ser su cuarta edición este concurso de elegancia se va asentando poco a poco entre los mejores de Europa, con una calidad que va aumentando con el paso de los años. Coleccionistas tanto suizos, como alemanes, franceses, italianos, ingleses e incluso venidos desde los Estados Unidos nos mostraron coches únicos en un lugar y con un ambiente inmejorables.

Fotografías: Jose González.

Deja un comentario