1928-1933 Mercedes-Benz SS 710

Mercedes-Benz Tipo SS, 27/170/225 PS, Cabriolet

En 1928 llegó la siguiente evolución del motor Mercedes de seis cilindros en línea. Se aumentó el diámetro de los cilindros en 2 mm, llegando a los 100 mm, como resultado la capacidad llegó hasta los 7.065 cc. El motor de 7,1 litros estaba disponible en dos variantes. Dependiendo de su relación de compresión, la primera variante de 4.7:1 desarrollaba 140 cv o 200 cv con el compresor activado. A partir de 1930 se aumentó dicha relación de compresión hasta los 5.2:1, con lo cual también aumentó la potencia hasta los 160 cv sin compresor o 200 cv con él en funcionamiento. En ambas versiones la potencia máxima se lograba a 3.300 rpm. El cigüeñal con sus cuatro cojinetes principales estaba provisto de un amortiguador de vibraciones. Los casi 200 km/h que era capaz de alcanzar este automóvil, de más de 2 toneladas de peso, era una cifra que muy pocos coches de calle podían igualar en aquellos años.

Mercedes-Benz Tipo SS

Para su uso en las carreras se desarrolló un nuevo árbol de levas, con el cual la potencia volvía a aumentar hasta los 170/225 cv. También para los modelos destinados a la competición estaba disponible un sobrealimentador con palas de rotor más grandes, gracias a lo cual se alcanzaban hasta los 275 cv en los automóviles destinados a las carreras.

International Tourist Trophy en Belfast, 17 de agosto de 1929. Otto Merz (dorsal nº 71) con un Mercedes-Benz Typ SS. Merz logró la segunda palza en la clase hasta 8 litros.

El nuevo motor estuvo listo a mediados de 1928 y se instaló en el chasis «S». El nuevo deportivo de carreras recibió la designación «SS» de Super Sport. El «SS» se estrenó el 29 de junio de 1928 en la subida de montaña Bühler Höhe, cerca de la ciudad alemana de Baden-Baden, logrando Rudolf Caracciola una aplastante victoria. El 15 de julio del mismo año en el Gran Premio de Alemania, celebrado en el circuito de Nürburgring, los «SS» se hicieron con los tres primeros puestos. Este increíble éxito fue seguido de excelentes resultados en diferentes carreras. Todo ello antes de que el «SS» se incluyera oficialmente en el programa de ventas de la marca a finales de octubre de 1928.

Mercedes-Benz tipo SS 27/170/225 PS, Tourenwagen.

A diferencia del modelo «S», que fue diseñado pensando en las carreras, el «SS» es básicamente un gran turismo, y así con un radiador situado a la altura del modelo «K», la línea de carrocería es ligeramente superior al modelo «S». Al principio sólo estaba disponible como chasis rodante o automóvil deportivo de cuatro plazas. A finales de 1929 se ofrecía también como convertible especial de cuatro plazas. En septiembre de 1932 se amplió la gama, incluyendo también un convertible especial de dos plazas, igualmente disponible en versión roadster.

En total se fabricaron 111 unidades del modelo «SS», al igual que en el modelo «S» las carrocerías más demandadas fueron las realizadas por la propia Mercedes en Sindelfingen. Aún así carroceros como J.Saoutchik, Erdmann & Rossi o Castagna, realizaron verdaderas obras de arte sobre el chasis «SS».

Sobre estas lineas tenemos un modelo vendido en 1930 al Maharaja de Jammu y Kashmir, con una preciosa carrocería sports tourer de fábrica y el motor 160/200 cv. Esta unidad pertenece en la actualidad a Mercedes-Benz y puede verse en el museo de la marca de la estrella en Stuttgart, Alemania.

Este ejemplar de color rojo es una de las seis unidades «SS» carrozadas por J.Saoutchik, el carrocero recibió el chasis en el año 1929 y lo entregaría finalizado a su primer propietario, Yves Maxudian en Paris en el año 1931. En 1935 fue vendido en Inglaterra, lugar en el que permaneció hasta el año 1967, momento en el que regresaría a Francia. Poco más tarde fue comprado por Fritz Schlumpf  y hoy forma parte de la increíble colección Schlumpf en la ciudad de la Alsacia francesa de Mulhouse. De los 18 chasis carrozados por J.Saoutchik, 12 «S» y 6 «SS», actualmente sobreviven nueve unidades .

El siguiente ejemplar es una unidad de 1929 Sport biplaza, un modelo 38/250 SS de competición con 230 cv de potencia, que también pertenece a la colección Schlumpf. Un magnífico ejemplo de carreras con carrocería de fabrica.

El chasis Nº36223 salió desde la fábrica como chasis rodante el 29 de octubre de 1929 rumbo a Nueva York. Se cree que fue el mismo chasis que se exhibió en el New York National Automobile Show en 1930, en el stand de Mercedes. Posteriormente el chasis fue enviado a Francia donde, aunque no se sabe a ciencia cierta, se piensa que fue carrozado por Fernández & Darrin. El pasado mes de febrero de 2020 la casa de subastas Artcurial puso a la venta esta unidad en una subasta celebrada en París. Su precio estimado estaba entre los 6 y los 8 millones de euros, pero las pujas se quedaron en 4,9 millones y el coche no fue adjudicado.

Fotografías: Mercedes-Benz AG y Jose González.

Deja un comentario